El trabajo remoto pondrá a prueba Internet y las piezas necesitarán reparación, dice un experto

El trabajo remoto pondrá a prueba Internet y las piezas necesitarán reparación, dice un experto

Crédito: Anastasia Dulgier/Unsplash

Con oficinas en todo el país cerradas y se les pide a los trabajadores que trabajen de forma remota cuando pueden, la nación confía en la solidez de Internet y la infraestructura tecnológica como nunca antes. Para comprender los problemas en juego, The Gazette habló con Jim Waldo, director de tecnología de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas John A. Paulson de Harvard, profesor de práctica de informática allí y profesor de política tecnológica en la Escuela Kennedy de Harvard. . Waldo, que pasó tres décadas en la industria de la tecnología, discutió la probabilidad de que fallaran partes tan importantes de Internet, y la misma probabilidad de que los ingenieros hicieran reparaciones sobre la marcha para que la gente siguiera trabajando.

Preguntas y respuestas: Jim Waldo

GAZETTE: ¿Estamos mejor preparados tecnológicamente de lo que podríamos haber estado hace 10 años para este tipo de cambio hacia el trabajo remoto?

WALDO: Oh, Dios mío, sí. La ubicuidad de Internet y las herramientas que se han creado a su alrededor hacen que este tipo de cambio sea al menos posible. Hace diez años, no creo que lo hubiera sido. No teníamos aplicaciones como Zoom que permitieran videoconferencias de bastante alta calidad y la grabación de video e incluso audioconferencias con un ancho de banda bastante comprimido. Entonces, eso no era posible. No teníamos creaciones como Canvas que nos permitieran hacer cosas en el aula que los sistemas anteriores no nos permitían hacer. En ese entonces, teníamos páginas web, y ahora tenemos un conjunto de herramientas interactivas que permiten discusiones en línea, que permite la distribución de contenido de varias maneras, que nos permite ejecutar cuestionarios y exámenes. Todo esto ha sido posible gracias a los cambios realizados en los últimos años, tanto en la tecnología de redes en general como en la forma en que usamos la tecnología en Harvard.

GAZETTE: Escuché que además de ser una crisis nacional, una que nos afecta aquí en el campus, aquí también hay una oportunidad. Te enteras de que las acciones de Zoom están subiendo; tal vez, en medio del daño, este cambio sea beneficioso para algunas de estas empresas y parte de esta industria.

WALDO: Zoom puede ser la única empresa que está teniendo esa experiencia, pero tal vez algunos de los proveedores de redes estén experimentando un repunte. De hecho, veo esto como un experimento muy interesante. Construimos Internet hace años para manejar el tipo de tráfico que necesitaban los investigadores, y se ha convertido en parte del tejido de la vida cotidiana. Ahora vamos a someterlo a una prueba de estrés como nunca antes. E Internet siempre se construyó para ser una especie de mala calidad.

GACETA: ¿Puedes explicar eso?

WALDO: Bueno, Internet se basa en la noción de que los paquetes se perderán, que partes quedarán fuera de servicio, que puede hacer enrutamiento adaptativo, que sucederán cosas malas en la red. E Internet está diseñado para hacer frente a ese tipo de problemas. Pero no creo que alguna vez lo hayamos probado en la escala que vamos a hacer en las próximas dos semanas.

GACETA: ¿En qué se diferencia la situación actual, con tanta gente en casa, de lo que sucede cuando todos están en la oficina? ¿El tráfico es diferente? ¿Es más? Sé que la infraestructura aquí en mi casa no es tan sólida como la de Harvard; ¿Está pasando por diferentes equipos?

WALDO: No se trata tanto de pasar por diferentes equipos, sino de pasar por muchas más cosas. En Harvard, tenemos una red bastante sofisticada. Eso mantiene mucho del tráfico que se envía desde Harvard dentro de su red, donde sabemos cuáles son las restricciones de ancho de banda, sabemos por cuántos conmutadores pasará. En su mayor parte, no sale de una red controlada por Harvard. Ahora que todo el mundo está en casa (y el hogar puede estar en cualquier lugar, desde Boston hasta China para algunos de nuestros estudiantes), se va a través de una ruta mucho más complicada y un conjunto de equipos mucho más variado, y eso va a estresarlo todo. Esto también está sucediendo para todas las demás empresas.

No me preocupa tanto el núcleo de Internet; eso no va a cambiar tanto. Pero ese último kilómetro, o en algunos casos los últimos 200 metros, entre usted y las principales redes troncales de Internet no están hechos para el tipo de estrés que les hemos estado ejerciendo durante la última semana. Internet en sí no fue creado para ninguno de los tipos de estrés que estamos ejerciendo en este momento. Una de las cosas milagrosas de Internet es lo bien que se ha ampliado. Por eso no me preocupo, pero sí creo que es un experimento interesante.

GACETA: En tiempo real, con apuestas bastante altas.

WALDO: Bueno, sí. Y a veces, cuando falla un experimento, realmente apesta, para usar un término técnico. Pero creo que hay varias formas en que podemos pensar en adaptarnos. Comenzamos diciendo: “Está bien, intentemos ejecutar nuestras clases en Zoom”. Todo el mundo tiene su vídeo encendido y puedes mirar a la gente. Bueno, para facilitar el ancho de banda, es posible que necesitemos ejecutar nuestras clases en Zoom con el video apagado, por lo que es más como una teleconferencia a gran escala. También creo que los instructores tendrán que empezar a pensar en cómo diseñar sus cursos para la asistencia asíncrona porque no todos sus estudiantes estarán en línea al mismo tiempo. Están en diferentes zonas horarias, en diferentes lugares y luego tal vez en puntos finales que tienen diferentes cantidades de conectividad. ¿Van a estar viendo en una computadora portátil, en una tableta o en un teléfono? Eso requerirá que adaptemos las formas en que tradicionalmente hemos enseñado.

GAZETTE: ¿Ha estado asesorando a profesores? ¿Han venido personas a usted y le han dicho, “¿Cómo hacemos esto?”

WALDO: Hay recursos mucho mejores para eso que yo. El Centro Bok y el vicerrector de avances en el aprendizaje han creado sitios realmente excelentes. He notado muchos sitios departamentales donde los instructores hablan sobre cómo pueden enseñar sus materias particulares de diferentes maneras. Todos estamos aprendiendo muy rápido, porque tenemos que hacerlo. Por lo general, diseñar un curso, si lo hace de manera reflexiva, lleva entre un par de meses y un semestre, pero a todos se nos pide que rediseñemos nuestros cursos de manera reflexiva en una semana.

GACETA: ¿Cómo ha rediseñado su curso? Mencionaste que eso era parte de lo que vas a hacer esta semana.

WALDO: Bueno, afortunadamente, la semana no ha terminado. Pero como dije antes, estoy buscando varias formas de entregar contenido de manera asincrónica en lugar de asumir que todos estarán en línea al mismo tiempo. El curso que estoy enseñando tiene alrededor de 65 personas. Estamos buscando formas de dividir eso en grupos de discusión más pequeños que podrían estar en línea. Planeamos hacer un uso intensivo de un par de foros de discusión que ya hemos conectado a nuestro sitio de Canvas. Y ya hemos establecido horarios de oficina en línea. Nos iremos adaptando a medida que avancemos.

GAZETTE: ¿Asíncrono significa que uno de los primeros pasos es asegurarse de que se grabe su conferencia?

WALDO: Ciertamente eso ayuda. Espero no volver a dar nunca más una lección; desde luego, no otra lección en esta clase este semestre. Entonces, si hay cosas que voy a grabar, espero que sea mucho más como el enfoque de Khan Academy, donde es más como si estuvieras hablando con el estudiante uno a uno a través de una pantalla de computadora. E incluso entonces haríamos que ese segmento fuera corto, de 10 minutos más o menos, intercalado con cosas en las que pensar y poner en el foro de discusión de la clase. Ese es mi pensamiento en este momento, pero esto ha ido cambiando día a día.

GAZETTE: ¿Cuál es la capacidad de adaptación a medida que avanza el semestre y las personas comienzan a aprender qué funciona y qué no? ¿Puedes cambiar sobre la marcha, de modo que una clase que se imparta cuando comiencen los exámenes la primera semana de mayo se vea diferente a como se verá la próxima semana?

WALDO: Me sorprendería si no lo hicieran. Estoy enseñando mi curso en este momento junto con Mike Smith, y una de las cosas que enfatizamos durante nuestra última reunión en persona con nuestros estudiantes fue que esto iba a ser un esfuerzo conjunto. Dependerá de ellos darnos su opinión sobre lo que funciona y lo que no. Esta es una gran aventura, y no va a venir de arriba hacia abajo, va a venir de lado y de abajo hacia arriba, y todos tienen que participar, lo que de alguna manera lo hace emocionante. Veo esto como una oportunidad para examinar realmente cómo podemos enseñar de manera diferente.

GACETA: ¿Esperas que salgan cosas duraderas de esto? ¿Innovaciones?

WALDO: Creo que puede haber algunos. He tenido la intención de probar un cambio más completo de mi salón de clases durante algún tiempo, y esta puede ser una buena excusa para intentarlo. Pero, francamente, no creo que haya nada que podamos hacer en esta situación que compita con la riqueza de las interacciones cara a cara que tenemos, o incluso más al punto, para competir con la herramienta de enseñanza más poderosa que tenemos en Harvard: los estudiantes están ubicados y hablan entre ellos. Se me conoce por decir que el verdadero ambiente de aprendizaje en Harvard es el hecho de que traemos a los estudiantes que hacemos, los reunimos y les damos las ideas interesantes y la supervisión adulta suficiente para mantener el “Señor”. de las moscas” suceda. Y luego dejamos que se enseñen unos a otros. Eso es lo que realmente va a faltar aquí. Ver lo que podemos hacer en línea para que los estudiantes se enseñen unos a otros para que puedan aprender en ese tipo de entorno de debate rico es el verdadero desafío.

GAZETTE: ¿Qué deberían pensar los lectores sobre el futuro, tanto las personas que no trabajan en Harvard y están pasando por esta experiencia con la empresa X, como las personas que están viendo el final de las vacaciones de primavera y la reanudación de las clases en línea?

WALDO: Creo que todo el mundo tiene que entender que esto realmente es un experimento en muchos, muchos niveles diferentes. Es un experimento sobre cómo podemos enseñar de una manera diferente, sin estar cara a cara con nuestros estudiantes, pero aún así brindarles una experiencia educativa que es digna de llamarse “Harvard”. Es un experimento sobre cómo usar la tecnología de mejores maneras no solo para enseñar, sino también para conectar y mantener unida a la comunidad. Y es un experimento sobre cuán robusta es la tecnología de la que todos hemos llegado a depender y de la que ahora dependemos aún más. Entonces, en cada capa, esto es un experimento y aprenderemos sobre la marcha.

No creas que en realidad tenemos una buena idea de lo que estamos haciendo. Esto es, en cierto sentido, pura investigación, donde no tenemos idea de lo que estamos haciendo. Vamos a probar cosas, y algunas funcionarán y otras no. Y todos aprenderemos de ello, y eso será bueno.

GACETA: La industria de la tecnología atrae a muchas mentes brillantes con muchas buenas ideas. Si algo falla en la prueba de estrés, ¿cree que esas mentes pueden arreglarlo sobre la marcha? ¿O anticipa lo contrario, fallas en cascada?

WALDO: Creo que obtendremos ambos: Habrá fallas en cascada que se solucionarán sobre la marcha. Pasé más de 30 años en la industria, y una de las principales formas de aprender en la industria es cuando las cosas fallan. En toda la ingeniería, es así. Entonces, el fracaso es una oportunidad para mejorar las cosas. Solo tenemos que estar seguros de saber por qué fallamos y asegurarnos de no fallar de la misma manera dos veces.

GACETA: ¿Hay algo que le gustaría agregar?

WALDO: Solo que es un sentimiento extraño, de euforia y miedo a la muerte, lo que esto nos está dando a muchos de nosotros porque es una gran oportunidad para aprender y experimentar.


Similar Posts

Leave a Reply