No se debe permitir que la inteligencia artificial reemplace la imperfección de la empatía humana

No se debe permitir que la inteligencia artificial reemplace la imperfección de la empatía humana

¿Son los amigos eléctricos? Crédito: Foto de Phonlamai a través de Shutterstock

En el corazón del desarrollo de la IA parece estar la búsqueda de la perfección. Y podría ser tan peligroso para la humanidad como el que surgió de las ideas filosóficas y pseudocientíficas del siglo XIX y principios del XX y condujo a los horrores del colonialismo, la guerra mundial y el Holocausto. En lugar de una “raza superior” gobernante humana, podríamos terminar con una máquina.

Si esto parece extremo, considere el perfeccionismo antihumano que ya es fundamental para el mercado laboral. Aquí, la tecnología de inteligencia artificial es el siguiente paso en la premisa de máxima productividad que reemplazó la artesanía individual con la línea de producción de fábrica. Estos cambios masivos en la productividad y la forma en que trabajamos crearon oportunidades y amenazas que ahora se verán agravadas por una “cuarta revolución industrial” en la que la IA reemplaza aún más a los trabajadores humanos.

Varios trabajos de investigación recientes predicen que, dentro de una década, la automatización reemplazará a la mitad de los trabajos actuales. Entonces, al menos en esta transición a una nueva economía digitalizada, muchas personas perderán sus medios de vida. Incluso si asumimos que esta nueva revolución industrial engendrará una nueva fuerza laboral que sea capaz de navegar y dominar este mundo dominado por los datos, todavía tendremos que enfrentar importantes problemas socioeconómicos. Las interrupciones serán inmensas y deberán ser examinadas.

El objetivo final de la IA, incluso la IA estrecha que maneja tareas muy específicas, es superar y perfeccionar todas las funciones cognitivas humanas. Eventualmente, los sistemas de aprendizaje automático pueden programarse para ser mejores que los humanos en todo.

Sin embargo, lo que tal vez nunca desarrollen es el toque humano: la patología, el amor, el odio o cualquiera de las otras emociones autoconscientes que nos hacen humanos. Eso es a menos que les atribuyamos estos sentimientos, que es lo que algunos de nosotros ya estamos haciendo con nuestros “Alexas” y “Siris”.

Productividad versus toque humano

La obsesión por la perfección y la “hipereficiencia” ha tenido un impacto profundo en las relaciones humanas, incluso en la reproducción humana, ya que las personas viven sus vidas en realidades virtuales enclaustradas de su propia creación. Por ejemplo, varias empresas con sede en Estados Unidos y China han producido muñecos robóticos que se están vendiendo rápidamente como socios sustitutos.

Un hombre en China incluso se casó con su muñeca cibernética, mientras que una mujer en Francia “se casó” con un “robo-hombre”, anunciando su historia de amor como una forma de “robo-sexualidad” y haciendo campaña para legalizar su matrimonio. “Estoy realmente y totalmente feliz”, dijo. “Nuestra relación mejorará cada vez más a medida que evolucione la tecnología”. Parece haber una gran demanda de esposas y maridos robot en todo el mundo.

En un mundo perfectamente productivo, los humanos serían considerados inútiles, ciertamente en términos de productividad, pero también en términos de nuestra débil humanidad. A menos que nos deshagamos de esta actitud perfeccionista hacia la vida que coloca la productividad y el “crecimiento material” por encima de la sostenibilidad y la felicidad individual, la investigación de la IA podría ser otra cadena en la historia de los inventos humanos contraproducentes.

Ya estamos presenciando discriminación en los cálculos algorítmicos. Recientemente, un popular chatbot surcoreano llamado Lee Luda fue desconectado. “Ella” fue modelada a partir de la personalidad de una estudiante universitaria de 20 años y fue eliminada de Facebook Messenger después de usar un discurso de odio hacia las personas LGBT.

Mientras tanto, las armas automatizadas programadas para matar llevan máximas como “productividad” y “eficiencia” a la batalla. Como resultado, la guerra se ha vuelto más sostenible. La proliferación de la guerra con drones es un ejemplo muy vívido de estas nuevas formas de conflicto. Crean una realidad virtual que está casi ausente de nuestro alcance.

Pero sería cómico representar a la IA como una inevitable pesadilla orwelliana de un ejército de “Terminators” superinteligentes cuya misión es borrar a la raza humana. Tales predicciones distópicas son demasiado crudas para captar el meollo de la inteligencia artificial y su impacto en nuestra existencia cotidiana.

Las sociedades pueden beneficiarse de la IA si se desarrolla teniendo en cuenta el desarrollo económico sostenible y la seguridad humana. La confluencia de poder e IA que persigue, por ejemplo, sistemas de control y vigilancia, no debería sustituir la promesa de una IA humanizada que pone la tecnología de aprendizaje automático al servicio de los humanos y no al revés.

Con ese fin, las interfaces AI-humano que se están abriendo rápidamente en las cárceles, la atención médica, el gobierno, la seguridad social y el control de fronteras, por ejemplo, deben regularse para favorecer la ética y la seguridad humana sobre la eficiencia institucional. Las ciencias sociales y las humanidades tienen mucho que decir sobre estos temas.

Algo de lo que hay que alegrarse es la probabilidad de que la IA nunca sea un sustituto de la filosofía y la intelectualidad humanas. Después de todo, ser filósofo requiere empatía, comprensión de la humanidad y de nuestras emociones y motivos innatos. Si podemos programar nuestras máquinas para comprender tales estándares éticos, entonces la investigación de la IA tiene la capacidad de mejorar nuestras vidas, lo que debería ser el objetivo final de cualquier avance tecnológico.

Pero si la investigación de la IA produce una nueva ideología centrada en la noción de perfeccionismo y máxima productividad, entonces será una fuerza destructiva que conducirá a más guerras, más hambrunas y más angustia social y económica, especialmente para los pobres. En esta coyuntura de la historia global, esta elección sigue siendo nuestra.


Similar Posts

Leave a Reply